Lunes 6 de Julio de 2020
LA COLUMNA DE LOPRESTI
694
23 MAY 2014
Informe
23 de mayo del 2010
Pasaron cuatro años y siento que fue ayer. Pasaron 1461 días y a medida que va transcurriendo el tiempo sigo pensando que no habrá un día más feliz en la vida de un hincha de All Boys que ése.
Aquella tarde histórica, la ilusión de un barrio viajó más de 300 kilómetros para apoyar a once gladiadores, que no se achicaron ante las 35 mil personas que tenían en contra y jugaron como si se hubiesen criado en Floresta. Como si el apeliido de todos fuese Cambiasso o Sánchez.

Dejaron el alma por los hinchas que fueron hasta allá y por el resto que no pudo hacerlo. Jugaron con el corazón en la mano, el cuchillo entre los dientes y las ganas de mostrarle a todo el fútbol argentino que All Boys podía dar el gran golpe. El sueño del ascenso se transformó en realidad por los goles del Negro Vieytes, Mariano Campodónico y Cristian Vella, pero no hubiesen servido sin las increíbles tapadas de Nico, las murallas de Fernando de los Milagros Fayart y el Siberiano Madeo, los huevos de Carlitos Soto, el recorrido de aquel Perea, la magia de Pérez García y el sacrificio y los goles de Mauro que nos llevaron a disputar esa Promoción.

¡Ah! Y en el banco había un tal José Santos Romero, le dicen Pepe, siempre tenía la mano en la pera y es el máximo ídolo de la institución. Si alguien merecía ser el conductor que lograse el triunfo máximo del club, era él. Por su humildad y la clase de persona que es. Después fue ninguneado por el actual presidente, pero esa es otra historia.

La cantidad de lágrimas de felicidad que ví cuando Néstor Pitana decretó el final será difícil de volver a ver en una cancha. El anhelo de solamente jugar en la Bombonera se hacía realidad. Si fuiste testigo principal de aquel momento único e irrepetible para el pueblo de Floresta, y si encima lo viviste con tu viejo, hermano, amigos o novia, problablemente opines igual que yo y pienses que fue el día más feliz de tu vida.

Aunque alguna vez los sueños se terminan… Cuatro años después la situacion es muy distinta y en el barrio ya no es todo felicidad. Hoy nos robaron la ilusión de seguir viendo a nuestro equipo en Primera, el presente institucional es lamentable y reina la preocupación, pero aquel 23 de mayo del 2010 será imposible de borrar de nuestra memoria y a medida que pase el tiempo iremos reafirmando que será demasiado complejo volver a tocar el cielo con las manos de la manera en que lo hicimos aquel día en Arroyito. El barrio se hizo sentir, los jugadores dejaron todo y el sueño de nuestras vidas se cumplió. Imposible olvidar.

Fuente de la nota: blogs.tycsports.com/allboys
CAMPAÑA UN HINCHA = UN SOCIO
NO ESPERES MÁS PARA HACERTE SOCIO!!!
Versión 4.5
Tu navegador es Desconocido
Sitio diseńado para definiciones de 1024 x 768 píxeles o superiores. Recomendamos utilizar la última versión de Mozilla Firefox ó Google Chrome.
Copyright 2008-2020 | Todos los derechos reservados.