Jueves 18 de Julio de 2019
ENTREVISTAS
KICKBOXING
855
25 MAY 2017
Informe
Juan Pablo Gonzalez
Nos habló sobre su evolución, del invicto y de la preparación para el próximo 9 de Junio.
"Ganar no significa que hayas sido mejor que el rival. Soy muy crítico conmigo y lo único que me fijo es si evolucioné y me sentí mejor". Las palabras, que denotan exigencia y profesionalismo, nos dijo "El Molo" González, peleador de MMA que vuelve a presentarse en Arena Tour IX el Viernes 9/6 frente a César Balanta.



Emblema de All Boys, da clases en el gimnasio ubicado al lado de una de las populares del estadio de Floresta y lleva el escudo estampado a cada sitio donde se presenta. Con un récord de 6 ganadas, 0 perdidas y 2 empates, el Molo se ganó el calor del público local a fuerza de duras batallas como ambos choques contra Jeremías Fernández. Su última pelea con el colombiano Alejandro Abomohor fue elegido mejor combate de la velada del 4 de noviembre de 2016 en el Luna Park. Su estilo es sinónimo de show y de búsqueda frontal.

¿Cómo definirías tu momento?
- Cada vez me siento más preparado para donde quiero llegar. Me tomo las cosas mucho más en serio y mi idea es seguir evolucionando día a día. Tengo mucho que aprender, para mí sigue siendo lo mismo: no me meto presiones porque esto lo hago para mí, y es un logro personal. Tengo toda una carrera por delante, aunque tengo 31 años tengo mucho camino por recorrer y lo disfruto.

Como striker nato, ¿qué no te gusta entrenar?
- Toda mi vida hice kick boxing, fue campeón argentino y sudamericano. También me vuelco al boxeo, me gusta mucho el contacto cuerpo a cuerpo y las piñas y patadas. Al principio, el jiu jitsu era lo que menos me atraía pero hoy no me desagrada nada. Al contrario, me encanta aprender cosas nuevas. Me gustaría tener más horas del día para aprender todo lo que tengo ganas.

Protagonizaste peleas durísimas, pero nunca pudiste noquear o definir en Arena Tour. ¿Es algo pendiente o sólo cuenta ganar?
- No pude ganar por KO, tuve quizás situaciones para apretar y preferí asegurar la pelea desde otro punto de vista. No me interesa noquear, si bien a cualquiera le gusta terminar así, enseguida. Mis peleas las planifico a largo y si entra una mano o una patada, qué mejor que eso. No es algo pendiente. Me caracterizo por tratar de estirar lo más que pueda la pelea e intentar llevar al rival a que trabaje para mí. Tampoco cuenta ganar. Tuve la suerte de que los resultados me acompañen porque trabajo para eso, pero lo que busco es que me salgan las cosas y la consecuencia sí es ganar. Trato de planificar meses antes, trabajar y ese día poder disfrutarlo, y que salga lo más parecido a la planificación.

¿Estar invicto te da un plus a la hora de pelear?
- Soy consciente de que estar invicto es una circunstancia del momento y ojalá pueda sostenerlo durante toda mi carrera, pero no es ni una presión ni un objetivo. Tampoco es un plus por qué pelear. Peleo para que me salgan las cosas, y lo mejor que puede pasar es que salga todo bien y encima te levanten el brazo. Es un deporte bastante traicionero a la hora de definir una pelea o llevarla, porque hasta el último momento no se sabe qué puede pasar. Hay que mantenerse lo más concentrado y enfocado posible.

Alguna vez declaraste que querías llegar a UFC. ¿Sigue siendo el objetivo?
- Me gustaría estar en esa liga para poder escalar de a poco. Por el momento me encanta pelear en el país, en el Luna Park. Lo disfruto desde la previa, hasta el día de la pelea y el después. Obviamente aspiro a lo más alto pero creo que voy paso a paso sin apresurar las cosas y por el camino correcto. Las ligas más grandes del mundo son más redituables y te permiten avanzar más, tanto en lo económico como en los entrenamientos.

¿Cómo ves la escena local de las MMA?
- Está creciendo muchísimo. El Arena Tour, como algunos eventos de menor jerarquía, le empezaron a dar más movida, y los peleadores argentinos que pudieron incursionar en otras ligas del mundo y hacerlo más conocido. Todo fue creciendo de la mano. Creo que de acá a unos años va a crecer más. En Argentina hay un nivel que nada tiene que envidiarles a los de afuera. Tuve el privilegio de viajar y entrenarme en EE.UU. y Brasil, y no hay nada que envidiarles, solamente que ellos tienen otra estructura armada: todo en un solo lugar y la posibilidad de vivir de esto sin dar clases.

¿Y se puede vivir en Argentina de ser peleador?
- Acá se hace difícil conseguir sponsors, gente que te banque y te ayude a crecer. Con trabajo y sacrificio se me fue acercando gente que ve lo que hacés y te puede dar una mano. Al pelear por la tele, podés devolver algo, así como otras empresas se acercan por eso y quieren estar. Esa es la única manera que puede ser redituable, pero es muy difícil. Son muchísimos los gastos que tiene que hacer un peleador de MMA si quiere hacer las cosas bien. Tenés que pagar nutricionista, psicólogo deportivo, kinesiólogo, masajista y además los entrenadores (de striking, jiu jitsu, etc). Y ni hablar de la dieta estricta a la hora de pelear. Faltan bastantes años para que en Argentina sólo se pueda vivir de pelear.
COMENTARIOS
¿SOÑÁS CON SER MÁS QUE UN HINCHA?
LOGRALO HACIÉNDOTE SOCIO!!!
Versión 4.5
Tu navegador es Desconocido
Sitio diseńado para definiciones de 1024 x 768 píxeles o superiores. Recomendamos utilizar la última versión de Mozilla Firefox ó Google Chrome.
Copyright 2008-2019 | Todos los derechos reservados.